El mantenimiento de la grifería de baño

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

El mantenimiento de la grifería de baño resulta clave si querés obtener el máximo rendimiento mientras dure su vida útil. Muchas veces, la falta de limpieza interna y externa, el mal funcionamiento de la caldera o el calefón o un mal uso al abrir y cerrar grifos puede producir que estos productos se dañen y pierdan funcionalidad. En esta nota te contamos tres claves para hacer el mantenimiento de la grifería de baño.

Limpieza y mantenimiento de la grifería de baño

[et_bloom_inline optin_id=”optin_4″]
El punto básico para el cuidado de los grifos es la limpieza. Un mantenimiento necesario para combatir la acumulación de sedimentos, cal y otras suciedades capaces de causar daños graves en el largo plazo. Nos referimos tanto a una limpieza superficial como una limpieza periódica, y siguiendo una serie de precauciones.

¿Cómo hacer la limpieza superficial de la grifería?
  • Secar los residuos de agua tras cada uso, para lo que es recomendable usar paños de microfibra. Esto impide que los restos de agua se sedimenten, lo que puede dañar la superficie.
  • ¿Cómo detectar que hay un daño provocado por acumulación de cal y agua de este tipo? Lo primero en que lo notarás es en la pérdida de brillo de las superficies. En el mediano/largo plazo, empieza a causar oxidación y finalmente la rotura.
¿Y la limpieza periódica?

La limpieza periódica es un tipo de limpieza más intensa que hay que realizar cada un tiempo prudente, y funciona como una forma de restauración continua de las piezas. Para ello es importante:

  • No usar productos abrasivos que contengan amoníaco o ácidos (dañan la superficie). Tampoco fibras, detergentes, solventes ni pulidores. ¿Qué utilizar, entonces?
  • Una mezcla de jabón con agua puede bastar para limpiar la superficie. Posteriormente hay que enjuagarla para eliminar todo residuo.
  • En caso de que consideres necesario utilizar desinfectantes, nuestro consejo es que revises pacientemente las instrucciones del fabricante (para comprobar que no vaya a dañar el tipo de material del que está hecha tu grifería), y no lo apliques directamente, sino disolviendo el producto en agua. Al final, como siempre, hay que enjuagar y dejar el grifo perfectamente seco.

Si la vida útil de una grifería se ha terminado y llegó la hora de cambiarla, te recomendamos algunas opciones disponibles en Edificor:

  • Ofrecemos juegos completos para combinar la grifería de ducha, de bidet y de lavatorio. No dejes de consultar esta sección de nuestros productos.
  • Entre nuestra grifería de lavatorio, encontrarás tanto opciones que hacen base en la bacha como otras que nacen en perpendicular, siempre con alternativas accesibles que no por eso dejan de ofrecer encantos de diseño.
  • Para quien va en busca de lo singular y en el rango más alto, puede encontrar griferías de ducha como esta Estalgrif Quartier Lever Cromo Bañera: sofisticación, eficacia y el más moderno diseño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *