Inodoros suspendidos: ¿Qué son? Ventajas y desventajas

Inodoros suspendidos: ¿Qué son? Ventajas y desventajas

Las opciones para los distintos equipos y muebles de baño son muy variadas, podemos encontrar diferentes diseños estéticos y distintas funcionalidades. 

Si últimamente viste revistas de diseño o fotos de cuartos de baños habrás notado que en muchos ambientes hay inodoros que parecen flotar. Hoy te contaremos sobre ellos, los inodoros suspendidos, una nueva tendencia que está siendo muy utilizada.

¿Qué son los inodoros suspendidos?

Los inodoros suspendidos son aquellos que no están apoyados en el piso, sino que están sujetos a la pared, dejando libre el espacio del suelo. Visualmente dan la sensación de estar levitando sobre el suelo. Además tienen la cisterna oculta, que puede ir en un muro o caja oculta, o empotrada en la pared. Esto hace que la presencia del sanitario en el cuarto de baño disminuya y puedan pasar más desapercibidos.

Muchas veces surgen miedos o dudas ya que estos inodoros no cuentan con base, pero eso no debe ser motivo de preocupación porque los inodoros suspendidos soportan en promedio 400 kg de peso.

La gran ventaja viene dada por el confort visual que ofrece, por lo que si buscás darle nuevos aires a tu cuarto de baño, un inodoro suspendido es la opción que estabas esperando.

¿En qué se diferencian de los inodoros convencionales?

La principal diferencia con los inodoros convencionales está en su diseño, ya que no cuentan con esa base en el suelo a la que estamos acostumbrados. Esto a su vez se traduce en una ligereza visual y en un elemento agradable estéticamente.

Una de las ventajas es la limpieza, por un lado hay menos superficie a limpiar ya que no cuenta con una base, y por otro lado al tener un espacio libre debajo podemos mantener el piso del baño limpio en su totalidad evitando que se acumulen hongos o bacterias. Además, por su diseño no cuenta con recovecos difíciles de limpiar, y permiten un mejor acceso a la pared.

¿Son difíciles de instalar?

Al momento de la instalación podemos encontrar algunas desventajas respecto a los inodoros convencionales. Debemos contar con más espacio en el cuarto de baño, ya que para poder incorporar la cisterna lo óptimo es contar con un muro o pared donde puedan incorporarse todos los elementos de la instalación.

Sin embargo hay distintos modelos y tamaños de inodoros suspendidos, por lo que podemos encontrar uno acorde tanto para baños pequeños como para ambientes más grandes. Luego de la instalación de hecho ganaremos espacio en el cuarto de baño porque no contaremos con la base de los inodoros tradicionales.

Además, como la instalación suele ser más compleja, esto se puede traducir en un costo mayor de mano de obra. Otro posible inconveniente surge a la hora del mantenimiento o de alguna falla, ya que la cisterna se encuentra en un muro o en la pared.

Dentro de las ventajas de instalación lo principal es que podemos situarlo a la altura deseada adaptando el sanitario a nuestras necesidades.

Comentarios

No hay comentarios hasta el momento.

Dejar un comentario