Estilo minimalista

El estilo minimalista tiene sus raíces en los Estados Unidos, donde nació en la década de los 60 como corriente artística innovadora. Basado en el lema: Menos es más, este busca el equilibrio estético, usando pocos recursos y los elementos más básicos.

Hoy en día, la decoración minimalista se ha impuesto como tendencia en muchos hogares de todo el mundo. Esto se debe a que, más allá de las extraordinarias combinaciones y del confort que permite lograr, requiere poca inversión.

Y es que transformar el entorno a su estado más esencial conlleva a una estética elegante pero simplificada. Sobria, por no decir sublime. Por ello el minimalismo jamás desaparecerá, sino que por el contrario, seguirá ganando fuerza.

El estilo minimalista en la decoración

Decorar las casas al estilo minimalista implica desnudarlas en su totalidad. Esto quiere decir que debemos desocupar al máximo posible los espacios, no solo el living, sino también los baños, cocinas y dormitorios.

No se trata de un mero capricho decorativo, ni mucho menos. Al descartar todo aquello que sea innecesario, creamos en nuestros hogares espacios más armónicos y equilibrados. En ellos vamos a poder relajarnos y sentirnos plenos, al disfrutar de una manera distinta la cotidianeidad del día a día.

Las casas minimalistas no solo se ven más limpias, iluminadas y espaciosas, sino que de hecho lo son. De allí que la decoración de interiores con estilo minimalista sea la preferida por los amantes del orden y la limpieza.

El estilo minimalista es más que arte pues, mezcla diseño con funcionalidad. Lo primero que destaca es el uso de líneas rectas para dar forma y estructura. La simplificación del mobiliario, así como de los accesorios y todos los elementos decorativos también es parte de su esencia.

Incluso, se recomienda reducir hasta la cantidad de colores que usamos en las paredes. Lo mejor será quedarnos con un solo tono. Al deshacernos de las recargas o excesos, abrimos paso a otro tipo de belleza. Y esta no es otra que la que se oculta tras la sencillez y simpleza de las cosas.  

Elementos y accesorios acordes

Los pocos adornos que utilicemos pueden ser de un color que combine con el resto de la decoración. Aunque también es factible hacer contrastes para destacar de manera única. Lo importante es que sean implementos sencillos.

Un florero azul en un ambiente donde predomine el blanco quedará sensacional. Pero debe ser el único en ese lugar de la casa. Recuerda que en el estilo minimalista, el espacio es el protagonista.

También podemos complementar la decoración con alguna planta estilizada, un espejo cuadrado o rectangular, y una lámpara de mesa. En minimalismo también está permitido el uso de cortinas y alfombras lisas o de aspecto rústico, en colores neutros.

Tips para lograr un buen diseño en arquitectura minimalista

El estilo minimalista también tiene una enorme incidencia sobre la arquitectura de las viviendas. Si queremos que la estructura de nuestro hogar se ajuste de igual modo a este concepto, debemos:

  • Disponer de espacios amplios y con techos altos.
  • Recurrir a las líneas rectas en puertas, ventanas, pisos y paredes.
  • La misma nomenclatura geométrica es válida para fachadas de viviendas.
  • Lograr acabados precisos en todo el diseño.
  • Usar elementos que combinen entre sí y se incorporen al diseño.
  • Se pueden combinar texturas, siempre y cuando estas sean simples.
  • Emplear materiales neutros en su forma más pura.

Sugerencias del Experto

El estilo minimalista permite combinar, de forma alterna, materiales como vidrio, piedra, madera, cemento, aluminio y acero, para lograr contrastes originales. Mientras menos trabajados estén, más natural será el acabado, y esa simpleza aportará una belleza sin igual. En minimalismo, lo rústico puede ir perfectamente de la mano con lo moderno.

Como el estilo minimalista demanda una decoración sencilla, los muebles deben ser simples. Los diseños en formas geométricas puras o línea recta, y en colores pasteles o neutros son los ideales. Estos, además, deben ser anchos y de baja altura. 

La luz juega un papel fundamental en los baños minimalistas. Por ello, la colocación estratégica de espejos, uno frente al otro, contribuirá a que esta fluya de manera plena. Destaca también el uso de madera y vidrio. Ambos nos dan esa sensación de paz e intimidad que tanto necesitamos en este espacio de la casa.

Otro elemento a considerar en los baños minimalistas es el uso de las líneas rectas. Estas las podemos encontrar en los marcos de los espejos y las mamparas de ducha. Algún tipo de mueble, mesada o vanitory para la bacha vendría bien. Por supuesto la elección de artefactos de baño de líneas puras y rectas y revestimientos lisos, geométricos y con juntas mínimas hacen un gran aporte a este estilo.

Se trata del principal espacio de reunión en nuestros hogares, por tanto, además de acogedor, debe ser funcional. Para sentarse o recostarse en distintas direcciones se requerirán uno o varios sofás modernos de líneas rectas y simples.

Esto puede complementarse con dos almohadones que hagan contraste con el mueble, y juego con otra pieza. Harán falta uno o dos pufs tipo cubo y una mesa auxiliar, así como una pequeña biblioteca y un televisor.

Si es living comedor, habrá que agregar un comedor sencillo, y si hay más espacio, una estantería. La calidez la aportarán algunos objetos decorativos o plantas y una alfombra que además permitirá dividir visualmente el espacio. El toque de color, por su parte, podrá conseguirse con uno o dos cuadros abstractos.  

En las habitaciones hay que crear un ambiente armónico y apacible. Si nos basamos en el estilo minimalista, debemos incluir una cama simple, de hierro, madera o bronce. Las cómodas, tocadores y mesas que vayamos a usar también deben ser sencillas.

Las lámparas ideales para este tipo de decoración tienen que ser cúbicas o cilíndricas. En las ventanas podemos usar un sistema de varillas, de madera o plástico pero también quedan muy bien las cortinas de piso a techo en telas con buena caída. Los pisos y paredes deben estar despejados, así que no hay que abusar de cuadros y alfombras.

En diseño minimalista, los tonos puros de base monocromática son la norma. El blanco suele ser el favorito, porque es el que mayor amplitud y luminosidad aporta. El negro también se utiliza para dar contraste en casos específicos, pero de forma reducida. La combinación de ambos aporta, entre otras características, elegancia y sobriedad. También predominan el beige y el gris, así como los matices resultantes de sus degradaciones. 

¿Más ideas?

Podés descargarte nuestra revista gratuita de "Tendencias en Porcelanato 2018" o leer nuestros artículos.