Baños

En la actualidad los baños se han convertido en refugios, lugares donde escapamos de las tensiones y el estrés de la vida diaria para poder encontrarnos con nosotros mismos.

Si se trata de baños chicos que se usan ocasionalmente, como puede ser un baño destinado a las visitas o uno de servicio, lo más importante es usar los elementos mínimos indispensables con artefactos compactos y aprovechar cada espacio. En estos casos los colores para baños elegidos son claros y neutros con texturas lisas, aunque se puede jugar con algunos detalles de colores contrastantes.

Ya sean modernos, clásicos, retro o baños rústicos, lo importante es que el estilo se adapte a las necesidades que tenés en el día a día.

Si se trata de baños chicos que se usan ocasionalmente, como puede ser un baño destinado a las visitas o uno de servicio, lo más importante es usar los elementos mínimos indispensables con artefactos compactos y aprovechar cada espacio. En estos casos los colores para baños elegidos son claros y neutros con texturas lisas, aunque se puede jugar con algunos detalles de colores contrastantes.

Por el contario, si es un baño usado por todos los integrantes de la familia, sin dudas lo más importante es que sea un espacio práctico, fácil de limpiar y mantener. Para ello es preciso el uso de muebles para baño que te ayuden a ordenar y tener a mano todo lo necesario.

Cuando el baño es de uso individual o lo usan muy pocas personas, como en el caso de un dormitorio en suite, es cuando la decoración se torna aún más personal. Podés elegir entre duchas o bañeras o bien, si contás con el espacio suficiente, instalar las dos. Al tratarse de un espacio íntimo, lo podés transformar en tu santuario, donde el descanso y relax sean lo más importante.

Los diseños de baños pueden variar enormemente de acuerdo a los usos, la disposición, la iluminación, los materiales utilizados y los accesorios. Antes de proyectar tu baño ideal pensá en qué actividades vas a llevar a cabo en él y qué vas a necesitar para hacerlas de la forma más cómoda posible. En general el baño es un espacio donde nos aseamos y cuidamos nuestro aspecto personal, por ello es necesario el uso de espejos y una iluminación clara. Pero también necesitarás crear una atmósfera más íntima y cálida al momento de relajarte por lo que es recomendable una luz cálida y menos potente.

Tu baño puede contar con distintos sectores, aunque no cuentes con grandes dimensiones, lo importante es usar bien los recursos disponibles. El revestimiento es un exelente aliado para diferenciar sectores del baño, ayudándote a sectorizar y jerarquizar de acuerdo a tus necesidades

 

Por tratarse de nuestro pequeño refugio, donde nos consentimos y dejamos el estrés que nos produce el día a día, estamos en la obligación de acondicionarlo de la mejor manera posible, combinando funcionalidad y estética.

Ideas para decorar tu baño

Para llevar a cabo un plan de decoración de baños hay que tomar en consideración tanto el tamaño del espacio, como los accesorios o elementos funcionales y decorativos que puedan utilizarse.

Baños chicos y grandes

Para los baños pequeños, lo mejor será aplicar colores claros, bien sea en pisos o paredes, a través de revestimientos, cerámicos o porcelanatos, así como en sanitarios, bañeras y lavatorios. De esta manera estás dando una mayor sensación de amplitud.

Colocar espejos grandes también ayuda a ganar metros, al menos visualmente. Otra manera de aprovechar el espacio al máximo es colocar muebles para baño, tipo vanitorys, que además de aportar belleza, ayudan a mantener todo en orden.    

Igualmente, es oportuno utilizar el poder transformador de la luz para obtener más amplitud visual. Adicional a la iluminación general, viene muy bien reflejar luz blanca fría, similar a la natural, alrededor de los espejos o en cualquier otra superficie del recinto.

Si por el contrario se trata de baños espaciosos, jugar con las texturas permite crear un espacio moderno. Para ello es preciso combinar materiales como piedra, cerámica y vidrio o espejo. En este tipo de baños también se pueden tener duchas y bañeras independientes con divisiones de cristal.

Baños rústicos

Un estilo que gusta mucho y aporta calidez y serenidad es de los baños rústicos. Se trata de diseños de baños que evocan lo natural y que nunca pasan de moda. ¿Qué incluir? La madera en este caso es un material esencial, tanto en pisos como en paredes. Incluso en muebles y accesorios.

Existe en el mercado una gran cantidad de porcelanatos que imitan muy bien la madera. También puedes recurrir a los revestimientos que se asemejan a la piedra, los cuales dan un toque rural sorprendente.

En los baños rústicos no pueden faltar los muebles de madera y accesorios de mimbre o hierro forjado. Tampoco las plantas. Como lo rústico combina perfectamente con lo moderno, también podrías jugar con la iluminación y los espejos.

Baños minimalistas

Si sos de las personas que huyen del abarrotamiento, el estilo minimalista es lo que más te conviene. Se trata de una de las principales tendencias en la actualidad. Para lograr este estilo, solo basta con “desnudar” el espacio y simplificarlo.      

Aplica tonos simples y colores neutros tanto en pisos como en paredes. El blanco combinado con negro o gris siempre aporta elegancia y sobriedad. Recordá que tampoco puede haber exceso de muebles los cuales deben ser simples y de líneas rectas, sin molduras o accesorios.

Las griferías modernas combinan estupendamente con este estilo de baños. También el uso del vidrio ayuda a proyectar pureza y transparencia, mientras que los espejos combinados con una buena iluminación ayudarán a crear un ambiente de sobriedad y pulcritud. Dale algo de contraste con un gran jarro o una planta que además aporta vida al espacio.

Baños modernos

Al igual que los de estilo minimalista, los baños modernos se caracterizan por mostrar acabados en líneas rectas, aunque un lavatorio en forma semiesférica destacaría del resto del espacio y aportaría contraste a la estética general.

La luminosidad es la clave en este estilo de baños, así que además de garantizar al máximo la entrada de luz, debes considerar los acabados brillantes para que la proyecten. El uso de espejos complementará esa misión.

Si dispones de espacio suficiente, incluí cabinas de ducha en tu baño. Ambos elementos, combinados de forma correcta, te brindarán comodidad y a la vez te permitirán lucir un estilo sofisticado.

Creá espacios memorables con griferías que se salgan de lo común.  Hay piezas como esta llave de cruz que, además de proveer agua, son verdaderas obras de buen diseño que embellecen los espacios. Si fusionás lo moderno con lo orgánico, crearás una atmósfera original y elegante. La piedra y la madera son una excelente opción.

Preguntas Frecuentes

Si contamos con baños pequeños, la idea es ganar espacio. Aprovecha el área superior del sanitario o inodoro, así como las esquinas, para colocar muebles, repisas o estantes. Debajo de los lavatorios también caben pequeños muebles con cajones. Usa almacenajes colgantes sobre muebles o puertas. Los muebles altos y estrechos se ajustan perfectamente a los espacios reducidos.  Cuando se trata de baños grandes, hay mucha más libertad para escoger muebles y tenés mayores posibilidades para que todo permanezca guardado.

Para los baños pequeños, lo más recomendable es usar colores claros para generar mayor luminosidad y un efecto visual de mayor amplitud. El blanco es combinable con el resto de los tonos y se adapta a cualquier diseño o estilo.

En los baños grandes se puede jugar con los colores. Las tonalidades tierra, por ejemplo, combinadas en distintas tonalidades y texturas, como imitación de piedra o madera, lucen genial. La combinación de blanco y negro es un clásico minimalista que expresa elegancia.

El verde crea atmósferas muy acogedoras, y si se combina con piezas blancas, puedes aportar un toque de brillo que le vendrá muy bien a tu cuarto de baño. Una pared de fondo oscura contrastada con otro color claro en el resto, dará mayor equilibrio a los baños estrechos y largos.

Las paredes de los baños están casi siempre expuestas a salpicaduras de agua, principalmente en el área de la bañera o ducha, así como del lavatorio. Por eso debemos cubrir esos espacios con productos que, además de impermeabilizar la zona, sean fáciles de limpiar.

Si observas las fotos de baños que se exhiben en cualquier publicación especializada, notarás que los productos que más se usan en estos espacios son la cerámica y el porcelanato. Para decidirte, deberás valorar distintas variantes en función de tu disponibilidad y necesidades:

  • Ambos son de gran calidad, aunque el porcelanato tiene mayor resistencia y durabilidad.
  • El porcelanato supera en tamaño a la cerámica y puede tener bordes rectificados que hacen que llas líneas de junta sean más finas.
  • El porcelanato requiere de un proceso más complejo que la cerámica para su instalación.
  • Por su proceso de elaboración, el porcelanato es más costoso que la cerámica.

La luz general debe ser lo más parecida posible a la natural. Pero también vamos a necesitar una luz puntual para determinados espacios y momentos. Si lo que deseamos es relajarnos con una larga estancia en la ducha o la bañera, lo ideal es tener una luz cálida, pero cuando vayamos a asearnos o a hacernos el cuidado personal necesitaremos una luz más intensa. Desde el punto de vista estético también suelen usarse luces puntuales para iluminar muebles, espejos, paredes, etc.

¿Más ideas?

Podés descargarte nuestra revista gratuita de "Tendencias en Porcelanato 2018" o leer nuestros artículos.